• No reaccionamos igual…(II PARTE)
    150501-carlos-angola

    “El rebote”, “Me conformo” y “Tocando fondo”, conforman el segundo grupo de canciones que cuentan en resumen, mis últimos 5 años de vida. “Más cerca cuando piensas que estás más lejos, solo el éxito llega si finalmente has caído”, pero ¿qué es el éxito?, ¿cómo se mide?, pero sobre todo ¿quién lo mide?. Siempre he dicho que veo a la música como una chica hermosa, la más popular, la que todos desean y uno de forma inevitable, está perdidamente enamorado de ella, pero “ella” no se sabe ni nuestro nombre. A veces voltea a vernos y nos regala un guiño, y para los que hacemos todo por ella, esos momentos nos hacen seguir adelante…y yo seguiré adelante.

    He regalado para todos aquellos que siguen mi música, tres canciones nuevas, y hasta la fecha van 6 en 6 meses con 6 videos, la mitad de esta travesía asombrosa y ambiciosa que nos planteamos, el productor del disco, Erik Aldrey y mi persona, una tarde de diciembre de 2015 por teléfono en conversación Miami/Madrid.

    He viajado y conocido lugares increíbles para hacer los videos. He compartido con gente maravillosa que hoy en día puedo llamar amigos. Se ha unido gente excepcional a este proyecto, que ha sabido hacerme sentir en casa con su arte y su talento, y a ellos tanto agradezco, y lo mejor de todo es que ¡aún falta la mitad!

    Mis días han sido un “no parar”, desde que empecé a celebrar sin motivo alguno, todo lo que me pasara en la vida. Lo bueno y lo no tan bueno. Creo que ha sido la clave para que tenga un año y tres meses sonriendo por todo, cada día. El destino se ha empeñado en regalarme algo bueno, y yo recibo todo dando las gracias todos los días por las buenas y nuevas oportunidades. “Del dolor, de la herida, se sacan las más grandes sonrisas” estrofa que canto en “Me conformo” para hacerle saber a “ella” que siempre estará en mis pensamientos a pesar de la distancia. Realmente “No importa lo tarde que sea para ti y para mi, con tal que quede algo”, un sabor que todo ser humano lleva consigo en determinado momento.

    Alguna vez llegué a la conclusión de que el amor de tu vida no es tu pareja. No es la persona con la que te sientes en dicha absoluta, sino la persona que nunca pudiste tener. Ese amor que nunca se dio, ese amor platónico, ese amor que nunca se atrevió, ESE es el amor de tu vida. No importa si tienes hijos y los amas, no importa si tienes una pareja encantadora, comprensiva y de buena familia, el amor de tu vida es aquel que no te dejó grandes álbumes de recuerdos, pero si los más imprescindibles. Por eso “Me conformo”, por eso estoy “Tocando fondo”.

  • No reaccionamos igual…
    150501-carlos-angola

    No reaccionamos igual… Dos corazones rotos no responden de la misma manera. Dos pinceladas pueden ser totalmente disímiles. Somos tan diferentes y únicos que no alcanza la vida entera para llegar a conocer a nadie. Cada canción, al igual que el amor y la desilusión, son en sí mismas un cuadro congelado, el botón de pausa en nuestra propia película, mi propia película.

    “Nosotros celebramos, los motivos ya vendrán” está como siempre, protagonizada, escrita y dirigida por quien redacta estas líneas, sin embargo, viven en ella muchos actores de reparto vitales para que se desarrolle. En ella está presente el terror, la angustia, la lujuria, el dolor, los pequeños asomos de felicidad, las pérdidas, el abandono, la desolación, las despedidas, las bienvenidas y sobre todas las cosas, el descubrimiento. Una ventana desconocida a un mundo que pensaba imposible para mi.

    Se preguntarán ¿cuál es ese mundo? Y por qué merece el esfuerzo y la pena contarlo, ¡sencillo! Es simplemente una historia peculiar. Al igual que en las canciones, las oportunidades en la vida llegan cuando menos las esperas. Este es el relato (En bloques) de este último trabajo. Cada tres canciones separan una etapa nueva, El descubrimiento del que les hablaba.

    “Amor en pretexto Perfecto”, “La distancia” y “Hastamarte” conforman de forma cronológica una pérdida, que no necesariamente es de pareja. Puede ser una mascota, un familiar o ¿por qué no?, un proyecto o negocio. “Amor en pretexto perfecto” cuenta mi vida con “ella”, o mejor dicho, el final de mi vida con “ella”, donde se descubren caminos nuevos, países nuevos, olores y tradiciones nuevas, donde sin embargo, el recuerdo no pierde protagonismo. “La distancia” necesaria para culminar un proceso lo han dado estas nuevas experiencias. El apellido ya no es vigilado ni amenazado en el país caribeño. Se respira paz pero es muy difícil olvidar lo que dejas y a los que dejas atrás. “Hastamarte” cierra esta primera etapa con una inevitable sensación de (Nadie es de nadie) y la verdad absoluta de que muchas de las cosas que siempre salimos a buscar, no podemos encontrarlas porque siempre estuvieron en la propia casa.

    Continuará…